7:58

POEMAS CONFIDENCIALES | Antonio Guerrero Rodríguez

AMOR, POESÍA, LIBERACIÓN
Hay una vía natural, directa, entre el sentimiento del amor y su
expresión poética que es la más apropiada para manifestarlo,
para proclamarlo a plena voz ante el mundo, como el maravilloso
suceso que es en el ser humano. Suceso único y singular,
aunque sea semejante en todos los casos.
En este sugestivo poemario de Antonio Guerrero Rodríguez
alienta algo de más capital trascendencia. También está vibrando
en cada poema, en cada verso, el anhelo de liberación, mediante
el amor a la poesía, de quien sufre una injusta prisión en
circunstancias anómalas y con evidente y sañuda arbitrariedad
judicial. La misma que padecen también sus compañeros, los
otros cuatro héroes cubanos, en otras tantas cárceles norteamericanas,
cuya justa liberación es reclamada en todo el mundo.
En sus Poemas confidenciales, que Antonio Guerrero
Rodríguez consagra a Pablo Neruda en su centenario —sin que
tengan sus versos rasgos nerudianos—, todos los poemas, numerados
hasta el XXXII, mantienen la uniformidad de catorce
versos. Hay, pues, una expresa intención de aproximarse al soneto,
pero cultivado con máxima flexibilidad, no exenta de asonancias.
Pero no falta el soneto en sus escasas variantes. El
endecasílabo se le entrega en toda su grata y gallarda resonancia,
sin que esta resulte monótona ni falten justificadas quiebras.
El cálido fervor lírico, la angustia teñida de ternura que
todo amor inspira, el ansia de encontrar en la amada el consuelo
y la esperanza que el alma necesita, se repite en su
generosa y seductora variedad, para formar un canto único
hecho de muchos y diversos capítulos.
En Antonio Guerrero Rodríguez, como en sus otros cuatro
compañeros, lo heroico, como máximo distintivo humano, está
en la base de su ser. No hay dudas de que los Cinco, formados
en el culto del patriotismo y de la dignidad humana, frutos del
esfuerzo de la Revolución, han mantenido y enriquecido esa
condición heroica, y se han erigido en ejemplos inspiradores para
todo el mundo.
El compañero Tony se ha revelado no sólo como poeta, sino
también como artista plástico —otra forma de hacer poesía,
otra forma de liberación. Cese la ignominia de mantener en
aislamiento indebido a quienes merecen y tienen el cariño y respeto
de sus compatriotas y de millones de seres en el universo.
Que estos cálidos versos de amor de Antonio Guerrero
Rodríguez sean un motivo más para comprender que es una injusticia
su encarcelamiento, y que ya es hora de que se devuelvan
a su patria, a la libertad, a los cinco héroes cuyo cruel apresamiento
en los Estados Unidos es un baldón imperdonable para la
administración de justicia de ese país.
En tanto, que el amor continúe floreciendo en el corazón y
en el verso de Antonio Guerrero como el más puro y esplendoroso
emblema de su calidad humana y de su irrevocable vocación
de libertad.